Somos lo que comemos: alimentación y fertilidad (1a parte)

Nuestra salud está relacionada con nuestra dieta, es por eso que la alimentación será un elemento fundamental a tener en cuenta cuando queremos potenciar nuestra fertilidad.

No nos sorprendemos al saber que los alimentos procesados y las grasas saturadas son perjudiciales para nuestra salud. Sin embargo, algunos de los alimentos que consideramos como “sanos” pueden tener substancias perjudiciales. En este artículo hablaremos de qué alimentos debemos prescindir si queremos potenciar la fertilidad femenina de una forma natural.

Alimentos que debes evitar

  • Pescado de aguas contaminadas: para una fertilidad óptima tu organismo necesita ácidos grasos omega-3, y el pescado es la mejor fuente. Aun así, hay que tener especial precaución con el pescado contaminado por mercurio. El mercurio es tóxico para un feto en gestación y puede permanecer en el torrente sanguíneo de una mujer durante más de un año. Los pescados más contaminados son los que proceden del mar Báltico o los más grandes porqué tienen mas tiempo para almacenar mercurio. Algunos de ellos son el salmón y el atún rojo.

atún rojo alimentación y fertilidad

  • Aspartamo: es un edulcorante que contienen muchos productos “light” y “sin azúcar”. Puede tener un efecto negativo en cualquier etapa de la reproducción y puede causar abortos involuntarios activando una respuesta inmunitaria que podría destruir el feto. Se encuentra especialmente en bebidas refrescantes carbonatadas, refrescos light (zero), aguas saborizadas, jugos de frutas y verduras, bebidas de yogur, té helado y bebidas nutricionales en forma de polvo.
  • Listeria: la listeria es una bacteria nociva que se encuentra en carnes que vienen listas para consumir, quesos blandos y lácteos no pasteurizados. Las mujeres embarazadas son 20 veces más propensas que otros adultos sanos a enfermarse con alimentos que lleven listeria. Un consejo para eliminar la listeria es cocinar los alimentos hasta que humeen o refrigerarlos a menos de 4,4 °C.
  • Glutamato monosódico: se encuentra en alimentos procesados y también puede encontrarse en comida Japonesa y China. Es utilizado para potenciar el sabor de los alimentos pero tiene efectos negativos como dolor de cabeza, alergias e infertilidad.
  • Azúcar: recuerda que el azúcar no tiene nutrientes y además puede causar estragos en el cuerpo como la diabetes.

azúcar alimentación y fertilidad

 

  • Grasas animales (saturadas): comida frita y margarinas hidrogenadas.
  • Alcohol: el alcohol esta relacionado negativamente con la fertilidad ya que reduce la absorción de zinc y vitamina B6 (vitales para la producción de hormonas sexuales femeninas) e incrementa la expulsión de ácido fólico (que puede llevar a problemas de tubo neuronal). Además de los efectos negativos en fertilidad femenina también hay que recordar que el alcohol es la razón más importante de impotencia masculina.
  • Cafeína: la cafeína absorbe agua y minerales valiosos del cuerpo y estimula la producción de cortisol (la hormona del estrés). La cafeína también incrementa el peligro de un aborto involuntario y de bajo peso del bebé al nacer. Un buen sustituto de la cafeína podrían ser tés de frutas y hierbas.

café alimentación y fertilidad

  • Tabaco: el tabaco absorbe el zinc, el selenio y la vitamina C. Además incrementa los niveles de cadmio y plomo en sangre. El tabaco contiene 30 químicos que afectan negativamente la fertilidad.
  • Drogas: la cocaína y el cannabis son perjudiciales para la química del cerebro responsable de la liberación de hormonas reproductivas. También hay que evitar tomar ciertos medicamentos que normalmente consideramos inofensivos como los antibióticos, los antihistamínicos, los inhaladores, las pastillas para dormir, los antidepresivos y los analgésicos. Es necesario consultar a tu médico antes de tomar medicamentos.
  • Sal: es necesaria aunque una ingesta excesiva esta directamente relacionada con un desequilibrio hormonal. Hacer una dieta baja en sal te aportará el sodio que necesitas sin perjudicar tu salud.

Cuando comemos fuera de casa hay que tener en cuenta el bisfenol A (BPA). Es un compuesto químico industrial que forma parte del plástico policarbonato con el que se elaboran botellas, fiambreras y otros plásticos. Se añade como aditivo porque evita que el plástico se agriete. El bisfenol A es una sustancia peligrosa porque hay evidencia de que, en pequeñas dosis, ya tiene un efecto sobre el sistema reproductor: tanto en el equilibrio hormonal como en malformaciones de los órganos genitales y abortos espontáneos.

En el próximo artículo de “Somos lo que comemos“ (2a parte), hablaremos de los alimentos que es aconsejable consumir por estar relacionados positivamente con la fertilidad.

 

Laura Vives Navarro

Nutricionista colaboradora

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *