Autoestima: ¿Te sientes satisfecho contigo mismo?

¿Qué es la autoestima?

Entendemos autoestima como la valoración o opinión que tenemos de nosotros mismos. Esta valoración está formada por la relación positiva o negativa entre quién creemos que somos, nuestro autoconcepto, y quién nos gustaría llegar a ser, nuestro autoconcepto ideal. Cuanto más alejado esté nuestro autoconcepto actual de nuestro autoconcepto ideal, menor autoestima tendremos, ya que obtendremos un mayor grado de incongruencia. En cambio, cuanto mayor sea el ajuste entre nuestro autoconcepto actual y nuestro autoconcepto ideal, mayor autoestima tendremos ya que nos valoraremos más positivamente.

Para poder conocer nuestro grado de autoestima, primero es importante conocer quién somos, es decir, conocer nuestro autoconcepto. El autoconcepto es el propio sentido de identidad, la percepción de nosotros mismos dejando de lado los juicios y las valoraciones.

¿Podrías definir cómo eres?

Te propongo que reflexiones sobre tu autoconcepto describiendo cómo eres en las siguientes áreas:

  • Aspecto físico: incluye altura, peso, aspecto facial, tipo de piel, tipo de pelo, estilo de ropa, características de zonas específicas de tu cuerpo…
  • Relación con los demás: fortalezas y debilidades en las relaciones íntimas y en las relaciones con los amigos, familia, así como la relación con personas desconocidas.
  • Personalidad: rasgos de personalidad positivos y negativos.
  • Cómo me ven los demás: rasgos que me atribuyen las personas que me conocen.
  • Rendimiento académico o en el trabajo: fortalezas en los estudios y en el trabajo, forma de estudiar o trabajar.
  • Ejecución de tareas cuotidianas: cuidado de las necesidades personales y familiares (higiene, salud, alimentación, cuidado de las personas importantes…)
  • Funcionamiento mental: valoración de la capacidad de resolver problemas y razonar, áreas de conocimiento especiales, capacidad de aprender y crear, formación particular, cultura general…
  • Sexualidad: percepción de uno mismo en el ámbito sexual.

¿Cuál es el grado de satisfacción contigo mismo?

Cuando hayas completado la descripción de tu autoconcepto, puedes completar el ejercicio indicando con un signo (+) tus fortalezas y con un signo (-) tus debilidades o características que te gustaría cambiar. Todas las características que has descrito no tienen que ser positivas o negativas, también pueden ser neutras, es decir, características que te definen pero que no resaltan ni por ser fortalezas ni debilidades.

¿Qué caracteriza a las personas con baja autoestima?

Las personas con baja autoestima realizan un juicio desfavorable de ellas mismas y se valoran poco. Además, buscan constantemente la aprobación de los demás en todo lo que hacen, son dependientes de otras personas, tienen sentimientos de desesperanza y apatía, hostilidad enmascarada, pueden presentar depresión o ansiedad, acostumbran a ser sumisas, se aíslan, afrontan los problemas de una forma pasiva y no cuidan de su bienestar.

¿Qué hay en la base de la baja autoestima?

En el núcleo de la baja autoestima hay las creencias negativas de uno mismo, es decir, creencias sobre el yo, la vida o los demás negativas como, por ejemplo, “Soy inferior”, “Soy egoísta”, “el mundo va contra mi”…

Son creencias que se activan en diferentes situaciones provocando pensamientos automáticos también negativos. Como consecuencia de estos pensamientos negativos tenemos sentimientos y emociones también negativos que producen un estado de ánimo bajo.

¿Por qué se mantiene la baja autoestima?

Partimos de la base de que consideramos ciertas nuestras creencias centrales. Para ser congruentes con nosotros mismos tendemos a prestar atención a aquello que confirma nuestras creencias e ignoramos la información que las contradice aunque exista. Por otro lado, delante de la incertidumbre hacemos predicciones negativas, de lo que puede pasar, relacionadas con las creencias centrales negativas. Estar predicciones afectan tanto a nuestro estado de ánimo como a nuestro comportamiento ya que nos llevan a evitar ciertas situaciones o a afrontar situaciones con inseguridad o ansiedad. De este modo, se mantiene el círculo vicioso, se confirman nuestras hipótesis y seguimos sintiéndonos mal.

¿Cuáles son las claves para mejorar tu autoestima?

  1. En primer lugar, conocerte bien a ti mismo, es decir, tener claro tu autoconcepto y tus puntos fuertes y débiles.
  2. Fomentar una actitud de aceptación de ti mismo y realizar actividades que potencien cómo eres y que aumenten tu grado de bienestar y satisfacción.
  3. Desarrollar estrategias para afrontar situaciones estresantes o que te causan ansiedad.
  4. Identificar los pensamientos automáticos negativos, así como tus creencias centrales negativas, y ponerlos a prueba para comprobar si son ciertos o no. El resultado te ayudará a elaborar nuevas creencias y pensamientos más adaptativos y ajustados a la realidad.

 

Anna Vives Navarro

Psicóloga y psicoterapeuta

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *