Claves para el buen funcionamiento de la pareja

En toda pareja es fundamental que ciertas necesidades emocionales estén satisfechas para que cada miembro de la pareja sienta que la pareja funciona. En el siguiente artículo, hablaremos de algunas de ellas.

Necesidades emocionales básicas:

 

  • Recibir reconocimiento del otro. Para sentirnos valorados por nuestra pareja necesitamos recibir señales claras de reconocimiento. Estas no siempre tienen que ser positivas, sino que los comentarios negativos también nos pueden ayudar en ciertos momentos. Tanto los comentarios positivos como negativos nos indican que somos importantes para nuestra pareja. El peor de los casos es no recibir ningún tipo de reconocimiento, es decir, sentir que nuestra pareja nos ignora.

 

  • Aceptar al otro como es. Al inicio de la relación es normal tener idealizada a nuestra pareja, aunque a medida que la relación va consolidándose debemos aceptarla tal y como es, con sus aspectos positivos y negativos. Negar su verdadera identidad y sólo querer ver lo que nos gusta, es negar la realidad. Una pareja sana es aquella que comprende que la pareja no puede satisfacer siempre todas las necesidades.

 

  • Compartir momentos de intimidad. Crear un vínculo real y humano con nuestra pareja incluye también compartir momentos en los que mostramos nuestra vulnerabilidad. Esto significa quitarnos las corazas y romper con nuestras propias defensas para mostrar a nuestra pareja nuestros verdaderos pensamientos, sentimientos y emociones.

 buen funcionamiento de la pareja

  • Ser emocionalmente honestos. En una pareja que funciona debe existir una buena comunicación. Es importante establecer una comunicación en la que nada sea ocultado, es decir, que todo pueda ser dicho y comentado de una forma sincera y sin dobles mensajes.

 

  • Distribución equitativa del poder. En la pareja la negociación es básica, ya que permite que las decisiones se tomen de forma compartida y llegando a acuerdos que benefician a los dos. Sentirse dominado constantemente por el otro puede llevar a un aislamiento emocional de la pareja.

 

  • Compartir un mismo nivel de compromiso. Significa tanto querer que exista un compromiso a largo plazo como compartir un mismo proyecto de pareja para el futuro. Sentir que nuestra pareja quiere lo mismo y que los dos vamos juntos hacia la misma dirección.

 

  • Asumir responsabilidades para mejorar la relación. En partes iguales, los dos miembros son corresponsables del buen funcionamiento de la pareja. No existe ningún conflicto en el que los dos miembros no participen en menor o mayor medida. Cambiar la culpa hacia uno o hacia otro por la responsabilidad de que cada uno haga lo posible para mejorar, es el primer paso. Esto incluye buscar soluciones activas delante los conflictos, en vez de ignorarlos o cargar toda la responsabilidad en el otro.

  

Anna Vives Navarro

Psicóloga y psicoterapeuta

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *