intervención psicológica

La intervención psicológica en la infertilidad

Entendemos por infertilidad la incapacidad que tiene una pareja para completar una gestación, después de un máximo de dos años de mantener relaciones sexuales regulares y sin medidas anticonceptivas. La infertilidad se considera una causa vital estresante importante y afecta a 1 de cada 6 parejas en edad reproductiva. Hay que diferenciar infertilidad de esterilidad, ya que la esterilidad es la incapacidad para conseguir un embarazo.

¿Qué soluciones hay frente la infertilidad?

Son muchas las parejas que tras varios meses de fracasos acumulados en su búsqueda del bebé, deciden acudir a una clínica de fertilidad para iniciar un tratamiento de reproducción asistida (TRA). Existe una gran variedad de  procedimientos médicos para tratar la infertilidad. El diagnóstico de infertilidad puede causar un gran impacto emocional ya que es un suceso estresante, por esta razón es recomendable complementar el tratamiento médico con una intervención psicológica.

¿Cómo puede afectar la infertilidad?

A nivel físico, la infertilidad, no provoca limitaciones ni sintomatología dolorosa. Sin embargo, a nivel psicológico, tanto el hecho de recibir el diagnóstico de infertilidad cómo las consecuencias derivadas, pueden generar alteraciones emocionales importantes.  La dificultad para tener un hijo, es vivida con ansiedad y frustración para la pareja, ya que pone en duda uno de sus proyectos más deseados.

Al principio, los tratamientos de reproducción asistida son recibidos con gran ilusión y cómo una solución a los problemas de infertilidad. Sin embargo, la evaluación y el tratamiento de la infertilidad es un proceso largo, en el que es necesario que la pareja se someta a múltiples pruebas, varios intentos y largos tiempos de espera. Esta falta de control que experimenta la pareja, puede generar ansiedad e impaciencia.

Durante los tratamientos de reproducción asistida, pueden aparecer dificultades en las diferentes esferas de la vida de la pareja (sexualidad, relación, familia…) También es frecuente que aparezcan pensamientos de desvalorización personal como baja autoestima, sentimientos de inferioridad y bajo estado de ánimo.

¿Cómo puede beneficiar complementar el tratamiento médico con una intervención psicológica?

La intervención psicológica tiene como objetivo acompañar a la pareja durante tratamiento de reproducción asistida, dando el apoyo necesario, así como proporcionar las estrategias necesarias para afrontar el proceso de la mejor forma posible.

Más concretamente, en una intervención psicológica trabajaremos:

  • Aprender a vivir el momento presente, intentando no anticipar fracasos ni quedarse anclado en las malas experiencias del pasado.
  • Aprender a relajar el cuerpo mediante técnicas de relajación.
  • Aprender a gestionar las emociones.
  • Fomentar una actitud positiva y activa.
  • Reforzar la relación de pareja.
  • Facilitar herramientas para la toma de decisiones y la resolución de los conflictos.
  • Proporcionar herramientas para aumentar la sensación de control de la situación de infertilidad.
  • Fomentar la autoestima y el sentimiento de validez personal delante de las dificultades para ser padres.

Anna Vives Navarro
Psicóloga y psicoterapeuta

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *